Reducir abdomen sin cirugía: ¿qué hay de cierto?

FacebookTwitterLinkedInGoogle+WhatsAppEmail
mesoterapia-valencia-clinica-demela

Son muchos los tratamientos y técnicas que cada cierto tiempo se publicitan con el objetivo de acabar con esa barriga que no nos gusta. Tratamientos invasivos (con necesidad de cirugía) que pueden resultar efectivos siempre y cuando mantengamos una disciplina tras la intervención como cuidados en la alimentación y ejercicio físico adecuado.

 

 

Un embarazo, problemas de sobrepeso o el paso de los años, pueden provocar un aumento de volumen en diferentes zonas de nuestro cuerpo, difíciles de eliminar únicamente con una mejora de nuestra alimentación o un aumento de la actividad física.

 

Si quieres mejorar esa zona y no estás preparado para someterte a una intervención quirúrgica, en Clínica Demela disponemos de tratamientos con los que conseguir un abdomen más liso y firme sin necesidad de cirugía, como la mesoterapia.

 

 

Mesoterapia: reduce tu abdomen sin pasar por quirófano

 

La mesoterapia es un tratamiento que reduce el exceso de grasa corporal localizada sin necesidad de cirugía. Abdomen, glúteos, cartucheras, etc. son zonas en las que la mesoterapia actúa estimulando el metabolismo y la circulación, lo que conlleva una mejora de la piel y una reducción del volumen de la zona tratada.

 

La mesoterapia consta de microinyecciones de productos lipolíticos, tónicos venosos…dependiendo de las características de cada persona: características de la piel de cada paciente, los hábitos alimenticios, el ejercicio que realiza, etc.

 

 

 

 

Estos factores también condicionan el número de sesiones necesarias para conseguir el efecto deseado, aunque los resultados son visibles desde prácticamente la tercera sesión.

 

En algunas ocasiones existen efectos secundarios leves, como enrojecimiento que desaparece en unas horas. Se recomienda no hacer deporte ni exponerse al sol directamente o a altas temperaturas inmediatamente después de la sesión, así como bañarse en la piscina o una sesión de sauna. También es desaconsejable masajear la zona. Todas estas recomendaciones son advertidas antes por el equipo profesional con el objetivo de advertir la posible aparición de pequeños hematomas o alergias a algunos de los productos.

 

Además, puedes combinar la mesoterapia con otros tratamientos como la presoterapia o el drenaje linfático manual. Desde Clínica Demela te aconsejamos recurrir a médicos cualificados para someterte a este tipo de tratamientos. Porque es importante cuidarse y mejorar las zonas que queremos pero siempre teniendo en cuenta nuestra salud y garantía médica.

 

 

 

 

 

También te pueden interesar

Comentarios

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.