Pautas para evitar quemaduras solares

FacebookTwitterLinkedInGoogle+WhatsAppEmail

Son muchos los beneficios que nos aporta el sol pero también puede resultar perjudicial si nos exponemos a este en exceso, sin control ni protección: aparición de manchas, arrugas o flacidez, pero también otros problemas graves como la aparición de melanomas.

 

Un estudio concluye que el 94% de los españoles consideran que el abuso de sol provoca problemas de salud pero tan solo el 22% se protege del sol todos los días del año. Y sin protección, como sabemos, lo único que podemos esperar son quemaduras que se pueden convertir en un serio problema.

Tips para evitar las quemaduras provocadas por el sol

  1. Utiliza siempre protector solar. Los 365 días del año en el rostro es fundamental, pero en época estival, en la piscina, playa o montaña, debes tener más cuidado y utilizar protectores solares con factor de protección solar (FPS) pantalla total – sobre todo en los primeros baños de sol – y no menor de 30 a partir de las siguientes, una vez ya hayamos tomado color. Aplícalo en todo el cuerpo unos 30 minutos antes de exponerte al sol y repite la operación tras cada baño o cada dos horas aproximadamente. No tienes excusas: ahora hay fórmulas suaves que se funden en la piel sin dejar sensación grasa y con protección de amplio espectro contra los UVB y UVA y con fórmulas enriquecidas con activos antioxidantes.

 

  1. Cumple las recomendaciones de los expertos que establecen un horario para tomar el sol en verano basándose en el grado de impacto de los rayos ultravioletas. Disfruta de broncearte sin poner tu piel en peligro antes de las 12.00 y después de las 17.00. Las horas intermedias son las más peligrosas.

 

  1. Sombreros, gorras, gafas de sol… Todo complemento es poco para protegerte y evitar quemaduras.

 

  1. No te expongas en largas sesiones desde el primer momento. Toma contacto con los primeros rayos solares con sesiones de unos 15-20 minutos máximo para poco a poco ir aumentando el tiempo de exposición.

 

  1. Tomar alimentos que contengan caroteno que estimula la pigmentación de la piel (zanahoria, papaya, etc.) y beber mucha agua (nada de bebidas con alcohol o azúcares).

 

  1. Utiliza ropa fresca, no ajustada y de colores claros.

 

No te la juegues por estar ‘un poco más morena’. Una quemadura solar provoca dolor local, aumento de la temperatura, posibles ampollas y manchas e incluso melanomas. Someterse a una revisión dermatológica es fundamental para tener todo bajo control: según los dermatólogos europeos que forman Euromelanoma.org, el 90% de los casos son curables si se detectan a tiempo. Así que, bajo el sol, mejor prevenir.

 

En Clínica Demela cuidamos tu piel y nuestro equipo sanitario te asesora en todo lo que necesites.

También te pueden interesar

Comentarios

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.