Cómo reducir el daño del sol en tu piel este verano

FacebookTwitterLinkedInGoogle+WhatsAppEmail
Demela-depilacion-laser-alejandrita-valencia-2

El sol es una fuente de bienestar y, tomado con moderación, puede ser muy beneficioso para nuestro organismo. De sobra es sabido que nos aporta la vitamina D (tan importante para fortalecer los huesos), pero también tiene otros efectos más desconocidos como equilibrar los niveles de colesterol, mejorar el aspecto de nuestra piel y de nuestro sistema inmunológico y nos ayuda a controlar la hipertensión. También está demostrado que el sol nos aporta felicidad y una gran sensación de bienestar.

 

No obstante, si abusamos del sol, lo tomamos sin protección o no tenemos en cuenta los consejos para exponernos a él con precauciones, el sol puede ser muy perjudicial para nuestra salud. El principal problema que puede acarrearnos es la aparición de melanoma o cáncer de piel. Por ello, las personas con pieles muy blancas o muchos lunares, deben abstenerse de tomar el sol o hacerlo en horas en que las radiaciones solares no son tan fuertes. Además, ante cualquier cambio en nuestros lunares, o con la aparición de manchas o lesiones nuevas en la piel, debemos consultar a nuestro dermatólogo.

 

Pero no es el único peligro, el abuso del sol puede causar envejecimiento prematuro de la piel, quemaduras solares, insolaciones, golpes de calor o la aparición de manchas o marcas.

 

 

Por ello, desde Clinica Demela, expertos en depilación láser alejandrita, el cuidado de la piel y el cuerpo, os damos unos consejos para tomar el sol este verano con total seguridad y reducir así los posibles daños que puede causaros.

 

  • Si estamos expuestos al sol debemos beber agua con mucha frecuencia. Una piel que está hidratada, nos cuida y nos protege más frente a los rayos solares.

 

  • Hay que evitar hacer ejercicio físico en las horas centrales del día para evitar insolaciones o golpes de calor. En todo caso, siempre que hagamos deporte al aire libre debemos protegernos tanto con la ropa adecuada como utilizando cremas con protección solar.

 

  • Usad cremas con un nivel de protección alto o muy alto (30 o 50) ya que son las únicas que nos protegen de los rayos más peligrosos del sol. Y muy importante, si estamos en la playa o la piscina, debemos recordar que hay que ponerse crema cada dos horas o después de cada baño.

 

  • La exposición directa al sol en verano (sobre todo en las horas centrales del día) puede ser muy perjudicial. Por eso es importante utilizar sombrillas, gorras o camisetas, sobre todo si tenemos la piel muy blanca o muchos lunares y estamos en la playa, la piscina o al aire libre.

 

 

  • Para proteger tus ojos, recuerda llevar gafas de sol de calidad y homologadas que te protejan de los rayos ultravioleta.

 

  • También debemos evitar que nos dé el sol en las manchas, cicatrices, heridas, lunares o pecas que tengamos. Existen sticks de protección total que son perfectos para proteger al máximo zonas específicas y más delicadas.

 

  • Con los niños debemos tener un especial cuidado, ya que su piel es más fina y delicada. Con ellos es necesario utilizar una protección muy alta (50+) y evitar la exposición al sol de los más pequeños en las horas centrales del día.

 

Siguiendo estos consejos podemos tomar el sol con total seguridad y de manera sana y saludable.

 

 

 

También te pueden interesar

Comentarios

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.