Cómo afectan las radiaciones solares en la piel

FacebookTwitterLinkedInGoogle+WhatsAppEmail
Radiaciones-solares-DEMELA-rayos-UV

Lo hemos escuchado tantas veces que, en ocasiones, no le damos la importancia que deberíamos. ‘El sol es perjudicial para la piel’. Pero ahí nos tienes, vuelta y vuelta tumbados en la playa, en la piscina o en la montaña. Tal vez nos haga falta profundizar un poco y saber qué es lo que pasa realmente cuando el sol se pone en contacto con nuestra piel para concienciarnos del problema.

 

El sol emite radiaciones UV tanto visibles como invisibles. Las invisibles son los rayos ultravioleta A (UVA) y ultravioleta B (UVB) y son los causantes de la mayoría de los problemas de piel. Una de las principales causas de la exposición a estas radiaciones son los radicales libres que pueden dañar el material genético de las células causando desde envejecimiento prematuro a importantes enfermedades como puede llegar a ser un cáncer de piel. Además, las fibras de colágeno pueden verse dañadas y producirse las temidas ‘cicatrices solares’. Otros efectos a corto plazo son las quemaduras y los bronceados por la exposición excesiva a los rayos UV, arrugas, pérdida de la elasticidad de la piel, manchas oscuras como pecas o las llamadas ‘manchas de envejecimiento’.

 

Clinica-Demela-rayos-UV-sol_baja

 

¿Cómo proteger la piel de los rayos UV?

 

Si la piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo, ¿porqué no cuidarlo? Es sencillo si incluimos en nuestra rutina diaria hábitos saludables como los siguientes:

     

  • Utilizar protección solar (en nuestro blog te hablamos de los 6 mejores protectores solares del mercado).
  • Cubrirnos la cabeza con sombreros, gorras, pañuelos u otro accesorio, ya que el cuero cabelludo es una de las zonas más sensibles de nuestro cuerpo.
  • Utilizar gafas de sol que protejan nuestros ojos, ya que los ojos son muy sensibles a los rayos UV y también nos ayudará a proteger la piel de nuestro contorno de ojos que es muy sensible.

 

Pero no tomemos únicamente estas precauciones en el caso de pasar el día en la playa o piscina: en el día a día pasamos muchas horas al aire libre y el sol no distingue una ocasión u otra. Tomar el sol es un hábito saludable siempre sin cometer excesos.

También te pueden interesar

Comentarios

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.